Idiomas

Rehabilitación en el Casco histórico de Avilés: cirugía estética, energética y funcional de edificios

REHABILITACIÓN EN EL CASCO HISTÓRICO, MURCIA. ARQUITECTO: DAVID OLMOS TAPIA

La rehabilitación constituye uno de los campos preferidos por los jóvenes arquitectos. Dotar de modernidad y funcionalidad a una edificación, respetando su origen e integrándolo en su paisaje urbano circundante, representa todo un reto personal.


A parte de la recuperación urbanística y estética de edificios y ciudades, la rehabilitación posee también un criterio elemental de sostenibilidad urbanística y energética. La rehabilitación limita la afectación de nuevo territorio. Además, en España más de la mitad de los edificios están construidos sin la protección térmica adecuada. Estos edificos constituyen auténticos depredadores de energía. El consumo de energía de las viviendas españolas supone alrededor del 20 por ciento del consumo total del país y en los últimos 15 años se observa un crecimiento ascendente y sostenido.

David Olmos Tapia es un arquitecto de 27 años, aunque con experiencia en materia de rehabilitaciones. Participó hace ya dos años en el rediseño del Pazo de Libunca de Narón, que transformaron en un hotel de 4 estrellas respetando el estilo arquitectónico y estético de la edificación.

 

Poco después se decidió a acometer la rehabilitación de una vivienda unifamiliar situada en Avilés (Principado de Asturias). Un proyecto singular e importante. Allí se ubicaría –se ubica ya- su vivienda y el estudio de arquitectura que comparte con Iria Comoxo. Su propia vivienda sería su tarjeta de presentación, “un reclamo patente y observable in situ por todas las personas que me visitan en mi casa o en mi lugar de trabajo”.
 

El edificio se compone de bajo y dos plantas; el bajo dedicado a local comercial, mientras que en las dos alturas se integrarían un dúplex y el estudio de arquitectura.

 

El casco antiguo de Avilés fue declarado en 1955 Conjunto Histórico-Artístico. Su estructura de soportales u casas solariegas obran como testigos de una pujante arquitectura civil que se muestraen todo su esplendor en las calles Rivero, La ferrería y San Francisco.

 

El proyecto de rehabilitación dirigido por David Olmos corresponde a un edificio de la Plaza Carballedo, en el entorno histórico de Avilés, en su entrada. Está entre dos parques y justo al lado de la calle Galiana del siglo XVIII.

 

“Se trataba de una propiedad familiar; la idea era recuperar los elementos que imprimen carácter a la vivienda y al mismo tiempo que se le dota de funcionalidad y un aire contemporáneo”, declara David.

 

“Lo primero que hice fue analizar detalladamente el estado de la edificación. Encontré una fachada enfoscada, de escaso valor constructivo. Opté por un ventanal que incrementase la sensación y el efecto estético de verticalidad. Tenía claro también que alentar la luminosidad de las distintas estancias era poco menos que una obligación. La luz natural es vital para una vivienda y aún más para tu lugar de trabajo” explica.

 

Al mismo tiempo, Avilés posee unas condiciones climáticas singulares y exigentes para cualquier cerramiento. A las orillas del Mar Cantábrico, la lluvia y el viento se hacen presentes con asiduidad y convierten a esta ciudad asturiana en un auténtico banco de ensayos.

Enlaces de interés

Empresa

Contacto

2017 CORTIZO