Idiomas

Cortizo presente en el primer proyecto constructivo con certificación Breeam Excelente de España

SEDE CORPORATIVA MRW. BARCELONA. ARQUITECTO: NOMEN I ASSOCIATS ARQUITECTES SLP INSTALADOR: DON ALUMINIO LOS GONZÁLEZ



La nueva sede central de la firma de mensajería MRW en L´Hospitalet de LLobregat es un perfecto ejemplo de arquitectura sostenible y construcción respetuosa con el medio ambiente. Prueba de ello es la obtención de dos certificaciones BREEAM con calificación de EXCELENTE en fase de diseño y BREEAM ES COMERCIAL 2010 calificación EXCELENTE en fase de post construcción, un hecho que no había ocurrido antes en nuestro país y que sienta un positivo precedente. Estas certificaciones avalan la sostenibilidad del proyecto, ideado por el estudio barcelonés Nomen i Associats Arquitectes.  
Su propuesta presenta un edificio que pivota entorno a tres valores principales: Transparencia en su relación con el exterior, entre sus espacios interiores y en la misma lectura del edificio; eficacia en el aprovechamiento de los espacios, en su distribución, flexibilidad y funcionamiento; y compromiso con el medio ambiente y la gestión sostenible. Este aprovechamiento de los recursos se ha puesto de manifiesto en la propia construcción del edificio, para el que se han utilizado intencionadamente recursos materiales preferentemente reciclables, en algunos casos hasta el 100%, como el aluminio. Se trata pues de un edificio que no malgasta, sino que por el contrario conserva y aprovecha las energías generadas. 
Cortizo, referente europeo del diseño y fabricación de sistemas de aluminio para la arquitectura, es el sistemista elegido por Nomen i Associats Arquitectes para nutrir este singular proyecto. Los departamentos de I+D+i y de Arquitectura e Ingeniería de la firma gallega han desarrollado Ad Hoc el cerramiento de las fachadas.

Un edificio que cambia de color y forma en 30 segundos.

La mayor peculiaridad del edificio es, sin duda, su envolvente. Las fachadas disponen de una doble piel de vidrio en el interior y de lamas orientables realizadas en aluminio y mimbre alternativamente, que permiten un óptimo control de las condiciones térmicas en el interior, protegiendo y aprovechando la radiación solar según sea necesario.
Este cerramiento, para el que se ha utilizado un millar de lamas de aluminio, significa una mejora en la habitabilidad de la construcción y todo un ejemplo de diseño y vanguardia en cuanto a su concepción, desarrollo y fabricación por parte de CORTIZO, en estrecha colaboración con el estudio de arquitectura Nomen i Associats Arquitectes y Don Aluminio Los González, empresa responsable de la instalación de los sistemas.
Se trata de lamas de aluminio microperforadas, móviles y motorizadas. Se alternan con otras de mimbre sobre estructura portante de aluminio y se pueden manipular manual y mecánicamente en función de las exigencias, cambios en la luz exterior o necesidades de climatización interior. Ambas series de lamas tienen un acabado anodizado en inox lo que favorece la aparición de un efecto cromático distinto sobre la superficie en función del movimiento de rotación al que se sometan y la incidencia de la luz sobre las mismas.  Su estructura se compone de dos cuerpos: el tronco situado en la zona de rotación, un motor que facilita el movimiento (cada motor mueve 10 lamas), y el cuerpo de la lama que alcanza una dimensión que oscila entre los 3,90 y 4,10 metros de longitud.Para la fabricación de este cerramiento, CORTIZO ha realizado un aprovechamiento singular de los recursos. Parte de las lamas resultantes procede del reciclado del material sobrante de la microperforación de las primeras, de manera que no se ha desechado ni un centímetro de aluminio, llegando a obtener más del 12% de las lamas con este aprovechamiento de material.

Resistencia aerodinámica
CORTIZO se caracteriza por someter a un estricto control de calidad todos sus procesos de fabricación y garantizar las prestaciones finales de todos y cada uno de sus sistemas. En la sede central de la Compañía, situada en Padrón (A Coruña), posee un Centro Tecnológico dedicado a la investigación, el desarrollo y la innovación, que cuenta con modernos y completos laboratorios y bancos de ensayo. En este centro se ha desarrollado y probado el sistema de lamas proyectado por Nomen i Associats Arquitectes para el edificio MRW. 
Al procedimiento de control habitual en todos los procesos de fabricación CORTIZO se sumó, en este caso,  un test específico de resistencia aerodinámica con la finalidad de observar el comportamiento del sistema ante fenómenos meteorológicos adverso
s. Para ello, los técnicos de la firma padronesa midieron la incidencia y carga de viento sobre la superficie del edificio. “Estudiamos los datos históricos de viento en la zona con el fin de conocer la incidencia de este elemento y comprobar la resistencia que deberían oponer las lamas”, apunta Domingo Brión, director técnico del departamento de Arquitectura e Ingeniería de CORTIZO, que, junto al departamento de I+D+i de la compañía y técnicos de la empresa instaladora Don Aluminio Los González, realizaron los test de control y calidad para este proyecto.
De este modo, y tras la obtención de los datos pertinentes, se realizó un test especial en el que se analizaba el nivel de resistencia de los motores que mueven las lamas y la seguridad de las mismas ante incidencias climatológicas adversas. Para ello se emplearon turbinas capaces de generar velocidades de viento superiores a los 100 km/hora. “Se trataba de comprobar la resistencia de los motores ante vientos muy fuertes”, señala Domingo Brión, “una prueba que las lamas y los motores que las mueven superaron amplia y satisfactoriamente.  Nuestro objetivo fue, en todo momento, comprobar de manera rigurosa la resistencia de los materiales en estas posibles, aunque no probables, situaciones”.

Un proyecto vanguardista
La construcción es un volumen de planta rectangular que se levanta sobre un zócalo de 1,20m de altura que ocupa toda la zona de actuación. Esta peculiaridad posibilita que el edificio disponga de un solo sótano con un amplio número de plazas de aparcamiento. El desnivel se suaviza en la zona de la fachada que da a la Gran Vía, en donde se ubica el acceso principal con zona ajardinada, rampas y escaleras de acceso. La superficie construida es de 6.600 metros cuadrados distribuidos en planta baja y 4 plantas.
El edificio se proyecta como un espacio diáfano en torno a un bloque central que contiene el patio, el núcleo de comunicación vertical y los servicios. Esta solución permite que la zona útil de oficinas se desarrolle siempre en contacto directo con la zona de fachada en la que se ha instalado el sistema de ventana CORTIZO, Cor-60 Hoja Oculta, con modulaciones de 3.350 mm de altura, permitiendo así aprovechar de manera muy efectiva la luz natural gracias a su mínima sección vista de aluminio de tan sólo 63 mm.

Sostenible y confortable
La sede de MRW es un ejemplo de sostenibilidad constructiva en el aprovechamiento de los recursos y uso de materiales reciclables, pero también en el aprovechamiento y uso de la energía, que permiten cifras de ahorro de entre un 50 y 70%.
Su altísimo grado de eficiencia energética se refuerza con la instalación de varios sistemas CORTIZO con Rotura de Puente Térmico, además del cerramiento de lamas desarrollado Ad Hoc por la firma. Así, el edificio cuenta con ventanas COR 60 Hoja Oculta y COR 60 y puertas peatonales Millennium Plus.
Los módulos de Cor-60 Hoja Oculta de dimensiones 1.002 x 3350 mm, con fijo superior e inferior y apertura oscilo-batiente en la zona central, se integran perfectamente en la piel de sólo vidrio que envuelve perimetralmente a cada una de las plantas del edificio. En ambos casos el acristalamiento definido es de control solar y baja emisividad para garantizar la mínima absortividad de radiación y obtener valores más bajos de transmitancia que, en el caso de este sistema y vidrio 6/8/4+4 bajo emisivo, no supera el 1.9 W/m²K. En determinadas  zonas de las plantas superiores en las que se requerían aperturas pivotantes se instaló el sistema Cor-60. 
Y la selección de sistemas CORTIZO para este proyecto se completa con la Puerta Millennium Plus con Rotura de Puente Térmico. Se trata de un sistema óptimo para puertas de entrada y peatonales capaces de soportar hasta 500.000 ciclos de apertura y cierre y altas prestaciones acústicas y térmicas obtenidas gracias a su gran capacidad de acristalamiento y su baja transmitancia de marco de tan sólo 2.5 W/m²K.Todos estos sistemas CORTIZO poseen las características adecuadas para mejorar en conjunto la inercia térmica de un proyecto constructivo tan eficiente energéticamente como el edificio MRW.

FICHA TÉCNICA

Obra:
Edificio para la sede corporativa del edificio MRW.
Localización: Gran Vía de L´Hospitalet de Llobregat. Barcelona
Uso: Oficinas
Superficie construida: 6.600 metros cuadrados distribuidos en planta baja y 4 plantas.

Arquitectos:
Nomen i Associats Arquitectes
Silvia Crespo Nomen
Frederic Crespo Nomen

Solución utilizada:
- Lamas de protección solar AD HOC (lamas de aluminio microperforadas móviles y motorizadas, y lamas de mimbre con estructura portante de aluminio).
- COR-60 Hoja Oculta con RPT 
- COR-60 con RPT - Puerta Millennium Plus con RPT

Instalador:
Don Aluminio Los González 

Enlaces de interés

Empresa

Contacto

2017 CORTIZO