Idiomas

CARMEN PINÓS



"La arquitectura nace de una demanda social
a la que tenemos que responder" 


Tras licenciarse en arquitectura y urbanismo en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, Carme Pinós inició su trayectoria profesional junto a Enric Miralles, alcanzando reconocimiento internacional con proyectos como el Cementerio de Igualada. En 1991 estableció su propio estudio de arquitectura, abordando un vasto rango de proyectos que abarcan desde reformas urbanas y obra pública hasta el diseño de mobiliario. Entre sus proyectos recientes destacan el conjunto en el centro histórico de Barcelona que comprende la Plaza de la Gardunya, la Escuela de Arte Massana y la fachada posterior del Mercado de la Boquería, el Edificio de Departamentos en el Campus WU de Viena, la Delegación de la Generalitat de Cataluña en Tortosa y las Torres de Oficinas Cube I y Cube II en Guadalajara. A lo largo de estos años ha recibido numerosos premios y distinciones como la Neutra Medal for Professional Excellence otorgada por la Universidad Politécnica de California en Pomona en reconocimiento a su carrera profesional (2016), el Berkeley-Rupp Prize por su contribución a la promoción de la mujer en la arquitectura y su compromiso social (2016), la Creu de Sant Jordi por su aportación a la cultura y defensa de los valores cívicos de Cataluña (2015), el Premio Nacional de Arquitectura y Espacio Público de la Generalitat de Catalunya (2008), el Primer Premio de la IX Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo (2008), el Premio ArqCatMón del COAC (2008), el Premio Nacional de Arquitectura del CSCAE (1995), el Premio Ciutat de Barcelona (1992), y el premio FAD de Arquitectura – Edificios de nueva planta de uso público (1991). También fue nombrada International Fellow del Royal Institute of British Architectsy (2012) y Honorary Member del American Institute of Architects (2011).

Carme Pinós ha compaginado su actividad como arquitecta con la docencia, siendo profesora invitada, entre otros lugares, en l’École Nationale Supérieure d’Architecture Paris-Malaquais, Harvard University Graduate School of Design, Columbia University en Nueva York, l’École Polytechnique Fédérale de Lausanne, l’École Nationale Supérieure d’Architecture Paris-Val de Seine y la Università de Venezia. Al mismo tiempo ha participado en numerosos seminarios, cursos, talleres y exposiciones nacionales e internacionales. Cabe asimismo destacar la presencia de su obra en destacadas colecciones museísticas; en el año 2010 el Centre Pompidou de París adquirió una selección de maquetas suyas correspondientes a los proyectos de Caixaforum Zaragoza, Hotel Pizota (México) y Maison de l’Algerie, mientras que en el 2006 el MOMA neoyorquino compró para su colección permanente la maqueta de la Torre Cube I en México.

 


Acaba de inaugurarse uno de sus úl­timos proyectos, el MPavilion 2018, una obra que cada año se encarga a una figura internacional de la arqui­tectura que da su visión sobre arte, diseño y debate ¿Cómo surgió?  

La verdad es que me cogió totalmente por sorpresa. Recibí una llamada de Naomi Milgrom preguntándome si es­taba interesada en hacer un pabellón y, sin dudarlo, respondí que sí. A veces a los arquitectos nos pasan estas co­sas, recibimos llamadas que te dejan sorprendidos. Alguien ha visto tu web y le gusta tu trabajo, o saben de ti por otros medios, y acaban contactándote para que le hagas su proyecto. En este caso, Naomi me dio a entender poste­riormente que Murcutt le había habla­do muy bien de mí y le había sugerido mi nombre.

Tras asumir el encargo, viajé a Mel­bourne a ver el lugar donde se instala­ría el proyecto, conocer sus necesida­des y también el pabellón que se había construido el año anterior en ese espa­cio, información con la que me puse a redactar el proyecto.

¿Cuáles son las claves de la propues­ta planteada?  

He intentado ser sencilla y rica en efec­tos al mismo tiempo. Me impresionó mucho el lugar cuando lo vi, un parque con todo el skyline de Melbourne al fondo, con césped continuo, pero con pequeños montículos donde la gente se sienta a menudo y se reúne. A partir de eso planteé un pabellón abierto, no quería un espacio cerrado, pero sí de­bía tener un techo para que la gente no se mojara, ya que en Melbourne llue­ve bastante. Entonces empecé a jugar con la idea del agua, con la idea de un techo transparente que permitiese ver la lluvia y al mismo tiempo hiciese un juego de sombras. Es una propuesta muy sencilla con dos planos que se cru­zan entre ellos, apoyándose cada uno en la pata que se forma al doblarse y en un montículo. Como resultado se ha logrado un juego de luces y sombras, de ver el agua caer… es un diálogo con la naturaleza. Con independencia de si llueve, hace sol o está nublado, bajo el pabellón te sientes cobijado e inmerso en la naturaleza al mismo tiempo. Es además un espacio de acontecimien­tos, ya que se puede realizar en el mul­titud de actividades; estoy muy conten­ta con la acogida.


En la actualidad, las estadísticas in­dican que ya hay más mujeres que hombres estudiando arquitectura en España. Sin embargo, usted fue de las pioneras en su época…  

Cuando yo estudiaba éramos cuatro mujeres entre más de doscientos es­tudiantes, pero las cosas han cambia­do muy velozmente. Recientemente, en Barcelona, formé parte del jurado de unos premios organizados por una revista iraní en los que se reconocían propuestas desarrolladas en Europa y Asia. Eran proyectos que premiábamos a ciegas, sin saber quiénes estaban detrás. Cuando se desvelaron sus au­tores, me llevé una gran alegría, pues la mayoría eran jóvenes y mujeres. Las cosas han cambiado mucho en la actualidad, no solo en la arquitectura, sino también en la construcción. En mi época era prácticamente imposible ver a una mujer como jefa de obra y hoy es algo totalmente normalizado.

Hablemos de sus primeros pasos. Usted procede de una familia que adoraba el arte, pero vinculada a la medicina. ¿Por qué arquitecta y no médico, por ejemplo?  

En mi familia no había precedentes de arquitectos. Mi padre, que había na­cido en 1891, quería ser ingeniero de puentes y caminos, pero para realizar esos estudios en aquella época tenía que irse fuera de Barcelona. La fami­lia no se lo permitió y acabó estudian­do medicina. No sé si fue esto lo que le hizo desear que un hijo suyo fuese arquitecto, supongo que sí. Somos tres hermanos, parecía que el mayor sería al que le tocaría cumplir el deseo de mi padre, pero este optó por seguir sus pasos y ser médico. Cuando mi herma­no tomó esa decisión, ya asumí que me tocaría ser arquitecta.


¿Con vocación?  

Yo tenía una vocación inmensa hacia el arte. Desde muy pequeña me encanta­ba ir con mi padre a visitar pueblos y ver sus monumentos. Tomé la decisión de ser arquitecta con 14 años y nunca me la volví a replantear, estaba en mi ADN.


¿Y soñaba por aquel entonces con que se acabaría convirtiendo en una de las arquitectas de referencia del país?  

Yo nunca sueño nada (risas). Solo me preocupo por lo que estoy haciendo en el momento y hacerlo lo mejor po­sible. Todo cuesta mucho esfuerzo, por lo que es mejor concentrarse en lo que uno está haciendo que imaginar lo que pueda suceder en un futuro.


¿Quiénes han sido sus referentes ar­quitectónicos?

En la etapa de formación, cuando aún no tenía muy claro lo que quería, iba buscando continuamente referencias y estudiaba la arquitectura de los demás. Miraba mucho la obra de los autores de los años 50 y 60, Le Corbusier, Ri­chard Neutra… Me formé con ellos y están en mi ADN.

Sin embargo, desde el momento en el que tuve claro lo que esperaba de mí misma, ya no me fijé más en la arqui­tectura de otros. Sí que leo mucho so­bre ello, también observo, pero lo que está en las revistas no es lo que más me llama la atención hoy en día. Qui­zás mis influencias actuales vienen de cosas más tangentes que de la arqui­tectura de los demás.


¿Cómo definiría su arquitectura?

Mi arquitectura, más que un lenguaje o un estilo, es una filosofía; la de tener mucho respeto al entorno, ser muy consciente de la responsabilidad que implica ser arquitecto y tener en cuenta que esta siempre nace de una deman­da social a la que tenemos que res­ponder. Me gusta ser fuerte, pero no impositiva, intentando que la arquitec­tura que hacemos en mi estudio sea un diálogo de dos o tres elementos, como en el MPavilion, por  ejemplo. Los pro­yectos que realizamos buscan la sim­plicidad, que no la elementalidad; son simples, pero con riqueza de efectos; jugamos con la luz natural y creamos dinamismos, huimos de las simetrías.




Esa filosofía de arquitectura se plas­ma en una de sus obras más recien­tes: la intervención en la Plaza de la Gardunya de Barcelona, un proyec­to integral del que forma parte un edificio de viviendas, que por cierto cuenta con carpinterías de nuestra marca. ¿Qué destacaría de él?

Estoy muy contenta con el resultado porque hemos conseguido plasmar exactamente lo que habíamos imagi­ nado. El comportamiento de la gente utilizándolo me hace mucha ilusión. Cuando voy por la plaza, hay una zona alrededor de la entrada de La Massana que es donde se reúnen todos los estu­diantes, y es justamente lo que había­mos pensado para ella. La plaza está “dividida” por una diagonal, hacia un lado están los árboles y se correspon­de con la zona de encuentro de turis­tas; hacia el otro, en la zona del Hospi­tal de Santa Cruz, donde se encuentran los estudiantes, no quisimos plantar árboles para que fuese una plaza don­de pudiesen pasar muchas cosas, pero también para darle protagonismo a la fachada de principal de La Massana. Por otro lado, es muy lindo también ver esas viviendas sociales ya habitadas, llenas de vida, con unas ventanas insta­ladas sobre unos huecos que sobresa­len como una especie de cajas y que le dan un aire singular a la fachada.


¿Hacer viviendas confortables es el gran reto de la arquitectura actual?

La verdad es que a los arquitectos nos queda poco margen para la creatividad en este ámbito. Tanto al urbanismo como a las ordenanzas municipales nos marcan prácticamente todo, desde la volumetría o la altura hasta el ancho de un pasillo. Por eso, es muy difícil in­vestigar con proyectos de vivienda, casi no queda margen para la creación. En­tre la presión de la inmobiliaria y la can­tidad de condicionantes urbanísticos y municipales, hacer vivienda se convier­te en un pequeño drama.


¿Cómo ve a la Barcelona de hoy en día en términos urbanísticos y arqui­tectónicos?

La verdad es que nos hemos quedado un poco estancados. Hubo una época en la que uno podía dar la vuelta al mundo y, en cualquier ciudad o país, Barcelona era una referencia en cuan­to a urbanismo; eso es historia. Aquella Barcelona del 92 que se pensó para los JJOO no es la de hoy en día, quizás la hemos matado de éxito. No estoy en contra del turismo, pero sí de la masi­ficación, uno de los motivos que, bajo mi punto de vista, subyacen en este cambio de imagen. Vivimos un mundo en el que estamos viajando permanen­temente, yo también me incluyo, un mundo en el que estamos más pen­dientes de dónde ir que dónde perma­necer, no se crea identidad.


¿Por qué lanzó Objects?

Era un momento en el que la crisis ya tenía las orejas muy grandes. Teníamos capacidad económica, mucha energía, pero menos trabajo. Por eso lanzamos una colección de productos diseñados, producidos y comercializados por no­sotros. Fue una experiencia que empe­zó un poco como un juego y que acabó siendo muy útil para toda la gente del estudio. Aprendimos a cuidar los deta­lles, valorar la rentabilidad de los mate­riales, la importancia del almacenaje, la relación directa con el cliente... Objects nos ayudó a ser mejores arquitectos. A partir de ahí, ya nos atrevimos a dise­ñar más cosas que el propio edificio en muchos proyectos. En CaixaForum, por ejemplo, también nos encargamos del mobiliario.

 

Carlos Lamela creció entre bocetos, planos, maquetas y edificaciones de todo tipo. Hijo de Antonio Lamela, uno de los autores más importantes de la arquitectura española de las últimas décadas, estaba predestinado a seguir su camino; y así lo ha hecho. Actualmente dirige el Estudio Lamela, fundado por su progenitor en 1954; una oficina que ha visto nacer más de 1800 proyectos orientados en sus orígenes a la construcción de complejos residenciales para acoger el turismo internacional que llegaba a la costa del sur de España y a las islas. Las Torres Colón dispararon al poco tiempo su popularidad y, hoy en día, Estudio Lamela es una referente internacional con oficinas propias en Madrid, Varsovia, Doha y Ciudad de México, y con obras protagonistas en más de 30 países.
Como decíamos, habiendo crecido entre arquitectura, su futuro profesional parecía definido, ¿o no lo tenía tan claro en su niñez?
La verdad es que me considero un arquitecto vocacional, si bien reconozco que cuando era muy pequeño también soñaba con ser piloto porque siempre me ha gustado mucho la aviación. El hecho de que mi padre ya fuese un arquitecto muy conocido por aquel entonces influyó bastante a la hora de orientar mi vocación. Además, también se me daban bien el dibujo y las manualidades, por lo que a los 12 años ya tenía claro que quería ser arquitecto. 
Además de su padre, ¿qué otros autores le influyeron en sus inicios? 
En los inicios tuve la influencia de mi padre y de mi tío Amador, que también era arquitecto. Luego, en la época de estudiante, esa influencia llegaba de los profesores con los que tenía más confianza; incluso antes de empezar la carrera, ya que por aquel entonces teníamos cursos preparatorios de matemáticas y de dibujo, asignaturas muy importantes para los que queríamos estudiar arquitectura.
¿Qué soñaba con proyectar aquel niño que quería seguir los pasos de su padre?
Cuando era pequeño dibujaba muchos edificios y, sobre todo, muchos rascacielos. Me impresionaban aquellas torres como el Empire State que aparecían en libros y películas. Además, por aquel entonces no se construían grandes infraestructuras como aeropuertos o estadios de fútbol, por lo que las referencias que tenía eran las grandes torres para uso residencial u hotelero. Cuando tenía 5 o 6 años, mi padre tuvo la suerte de proyectar el Hotel Meliá Princesa, uno de los primeros rascacielos de Madrid, y recuerdo perfectamente que ya desde los inicios iba con él a la obra, cuando solo había camiones moviendo tierras en un gran agujero. Luego vinieron las Torres Colón, una obra de gran influencia para toda la familia que estaba constantemente en los medios de comunicación y de la que hablaba todo el mundo. Si a esas influencias le añadimos mi predilección por las alturas, estaba claro que mi sueño era construir rascacielos. 
Por lo tanto, es un gran defensor de la arquitectura en altura…
La edificación en altura, aplicándola de forma equilibrada, es una gran solución; defendida por los grandes urbanistas como una modalidad de construcción muy sostenible. La ocupación que hacen de suelo es mucho menor que la edificación extensiva y los costes de las infraestructuras, cuando la ciudad es densa, son más reducidos. 
Su estudio ha encabezado miles de obras, si bien a raíz del proyecto de la T4 madrileña, cada vez cobra más protagonismo en su actividad. ¿Han buscado esa especialización?
Es curioso porque por un motivo u otro siempre me resultó muy atractivo el mundo de la aviación, de hecho, incluso me hice piloto privado para poder volar en un club de vuelo con amigos. Luego, tras el concurso de la T4, pude unir ambas pasiones: la aviación y la arquitectura. 
La verdad es que el proyecto de la T4 fue extraordinario tanto por su magnitud como por lo que supuso para nuestro estudio. Tuvimos la suerte de formar un equipo excepcional con Richard Rogers para desarrollar, por aquel entonces, la que era la terminal más grande del mundo construida de una sola vez. Esta oportunidad supuso un antes y un después para nuestra oficina e impulsó nuestra especialización en este ámbito. A partir de ahí tuvimos la ocasión de hacer muchos proyectos de arquitectura aeroportuaria entre los que destacan la ampliación del aeropuerto de Gran Canaria, dos terminales en Varsovia, otras dos en Tijuana, en las que estamos trabajando, y la nueva terminal de Amsterdam-Schiphol que nos han adjudicado recientemente junto a Kaan Arquitectos.
Desde un punto de vista arquitectónico, ¿cómo deben plantearse esos aeropuertos del siglo XXI?
La aviación, como otras actividades de la sociedad, ha cambiado bastante en los últimos años. Si bien los aviones siguen teniendo una geometría muy parecida desde que se pusieron en funcionamiento los primeros reactores, los aeropuertos han cambiado mucho porque han pasado de ser utilizados por una parte muy reducida de la población a ser un fenómeno de masas. Hoy en día las terminales tienen que procesar la circulación de millones de pasajeros con todas las particularidades que eso conlleva. También ha habido cambios políticos, sociales, económicos, de seguridad, en los hábitos de los viajeros… Por lo tanto, los aeropuertos son edificios en constante ebullición. De hecho, es muy difícil prever qué va a pasar con los edificios aeroportuarios porque son inversiones a muy largo plazo, con unos costes enormes, que necesitan su tiempo de maduración. La creatividad va muy por delante de los propios tiempos que se necesitan para su construcción e implementación. Por ejemplo, el proyecto que tenemos en Schiphol se inaugurará dentro de 5 o 6 años, por lo que ya tenemos que prever cómo será una terminal dentro de ese tiempo; previsiones que son difíciles de efectuar.
Otra de las ampliaciones que han firmado es la del Aeropuerto de Gran Canaria, una obra en la que CORTIZO también está presente con sus sistemas de lamas de protección solar. ¿Cuáles son las claves de este proyecto?
En principio era una obra compleja porque se trataba de un proyecto de ampliación, lo que implica una dificultad añadida. Además, estábamos ante uno de los aeropuertos con más tráfico de España ubicado en una localización con unas particularidades arquitectónicas y climatológicas que implicaba unas condiciones muy específicas. Por otro lado, fue un proyecto que se planificó antes de la crisis, pero que se ejecutó durante ella, obligándonos a hacer una adaptación muy grande al nuevo marco socioeconómico. Pero el esfuerzo de todos a la hora de optimizar los recursos dio como resultado un proyecto del que estamos muy satisfechos.
Hablábamos de lamas de protección solar, una solución encaminada a mejorar la eficiencia energética de los edificios. Precisamente la sostenibilidad es uno de los aspectos irrenunciables de la arquitectura actual. ¿Qué ha sido más determinante en su impulso: la imposición normativa o la concienciación de los arquitectos y la sociedad?
La arquitectura tradicional en cualquier sitio del mundo siempre ha sido tremendamente sostenible, no es un invento de ahora. Todas las edificaciones arquitectónicas del mundo, incluso de la arquitectura popular, estaban adaptadas al medio, los materiales y al clima que había. Cuando llega la arquitectura internacional, en los manifiestos intelectuales de los años 20 y 30 del siglo pasado, se decide unificar la arquitectura y trasvasar ideas de unos climas a otros. Por eso, los edificios en los países meridionales empiezan a hacerse de vidrio cuando realmente no necesitaban tanta luz o tanto sol. Con la primera crisis del petróleo, la gente no podía pagar las facturas de la energía que se consumía. Por aquel entonces, en los años 60-70, mi padre se convirtió en un abanderado de la sostenibilidad y empezó a tener una conciencia muy clara de que los componentes de las fachadas de los edificios tenían que ir adaptándose a la propia realidad energética y a la situación económica del país. Nuestro estudio siempre estuvo muy comprometido con la sostenibilidad, incluso cuando las palabras sostenibilidad y ecología no existían en la arquitectura. De hecho, mi padre hablaba del naturalismo. Eso le llevó a concebir dos nuevas ciencias: el “geoísmo” y el “cosmoísmo”, para una reordenación territorial supranacional con la que resolver ese tipo de problemas.
Por otra parte, la rehabilitación ha vuelto a cobrar protagonismo en la arquitectura española en los últimos años ¿Por qué cree que había sido relegada a un segundo plano?
Se trata de una cuestión de lógica. Cuando vamos consumiendo espacios para hacer edificios que caducan a los 30 o 40 años porque las técnicas, las fachadas y las instalaciones cambian; lo lógico, antes de seguir construyendo y ocupando nuevos espacios, es remodelar lo existente. Si bien, también es cierto que la crisis nos ha hecho mucho más “reciclables” y nos ha llevado a valorar más y optimizar nuestros bienes.
La crisis, que fue demoledora para el sector, obligó a muchas oficinas a buscar su oportunidad en el exterior. Sin embargo, ustedes ya se habían internacionalizado antes, ¿Por qué?
En Estudio Lamela tuvimos vocación internacional desde muy pronto. Mi padre ya empezó a salir a trabajar fuera en los años 70 tanto en Sudamérica como en EEUU y nosotros, cuando empezamos a ver que el mercado español se nos quedaba pequeño porque no se hacían más que dos o tres grandes infraestructuras al año, optamos por salir fuera para continuar haciendo aeropuertos, estaciones o estadios de fútbol. También es cierto que salir fuera no es la panacea de la crisis. Es algo muy complejo que requiere de unas estructuras y un esfuerzo económico muy grandes, se necesita gente muy formada, especializada y con idiomas. 
Lo que resulta llamativo es que en España las grandes constructoras históricamente han encabezado numerosos proyectos e infraestructuras internacionales mientras que a los estudios de arquitectura les ha costado más. ¿A qué se debe esa tendencia? ¿Por qué cree que algunas administraciones valoraban más las propuestas de arquitectos de fuera para sus proyectos?
Desgraciadamente eso ha pasado siempre y es un problema de cierto “papanatismo”; nadie es profeta en su tierra y siempre se tiende a valorar más lo de fuera aunque sea de una calidad inferior. Yo creo que la arquitectura española está a un nivel altísimo y muy preparada para trabajar en cualquier lugar del mundo. De hecho, la razón por la que las empresas españolas del sector son líderes internacionalmente es por la preparación de los arquitectos y los ingenieros en una época determinada, sobre todo a partir de los años 40-50. Las universidades españolas técnicas siempre han tenido un nivel altísimo y los ingenieros y arquitectos que salieron en esa época fueron los que fundaron las grandes constructoras. Hablo de los Dorado, los Entrecanales, los Ferrovial… que ya empezaron a trabajar en el exterior en la década de los 70. Es cierto que los españoles siempre tuvimos dificultades con los idiomas, por lo que esas salidas iniciales se enfocaron fundamentalmente hacia Hispanoamérica. Pero, a medida que fueron saliendo las nuevas generaciones, más formadas en idiomas, ya estuvimos preparados para trabajar en todo el mundo.
Ya para terminar. Además del Aeropuerto de Ámsterdam que comentábamos al inicio, ¿en qué proyectos están trabajando ahora?
Ahora estamos licitando para el aeropuerto de Praga y contamos con muchos proyectos hoteleros y residenciales en México, donde tenemos una oficina muy activa. Además, el mercado nacional se ha reactivado bastante y aquí también tenemos una cartera importante de proyectos para el año que viene

Enlaces de interés

Empresa

Contacto

2017 CORTIZO
AVISO POLÍTICA PRIVACIDAD

Hemos actualizado la información relativa al tratamiento de sus datos personales contenida en nuestra Política de Privacidad, que le invitamos a leer accediendo en el siguiente enlace.

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener mayor información o informarse sobre cómo cambiar la configuración accediendo a nuestra Política de Cookies en el siguiente enlace.